Ego Homme: pioneros en el cuidado masculino

Ego Homme La cosmética ha dejado de ser una parcela exclusiva para las mujeres y, durante los últimos años, ha abierto sus puertas al colectivo masculino, cada vez más interesado por su cuidado externo. Más allá de la metrosexualidad, esta tendencia ha logrado pasar de ser una moda pasajera a convertirse en una más de las costumbres entre los hombres.

Aunque las grandes firmas se han subido a este carro con la intención de no perderlo, uno de los gérmenes de este tipo de negocios lo encontramos en la empresa Ego Homme, fruto de la aventura emprendedora iniciada por dos hermanos, Eduardo y Sergio Sancho. «La empresa nace a principios de 2005, fruto de una idea que surge, tres o cuatro años antes, al comprobar en los vestuarios del gimnasio que, en general, los hombres cada vez nos preocupábamos más por nuestra imagen, pero seguía existiendo ese pudor hacia la utilización de cremitas para la cara o los ojos», señala Eduardo.

El hecho de que la comercialización de estos productos estuviera dirigida, casi en su totalidad, a la mujer, fue el empujón definitivo que les llevó a apostar por su idea: poner en marcha una tienda on line de cosmética masculina. Así nació Ego Homme, un espacio concebido para que los hombres puedan ver, curiosear y buscar todo tipo de información, sin necesidad de pasar vergüenza y sin salir de casa. «Desde el ordenador a su neceser», resume Eduardo.

Duros comienzos

Pero los inicios no fueron sencillos. Los primeros problemas que tuvieron que resolver fueron los relativos al poco desarrollo que, por aquel entonces, tenía el comercio electrónico y el hecho de que las principales marcas que querían distribuir exigían contar con un punto de venta físico. «Optamos por crear una tienda dedicada exclusivamente al cuidado masculino, con la mejores marcas de cosmética para el hombre y, además, proporcionar de forma complementaria servicios de estética específicos donde poderse cuidar y tratar la cara, el cuerpo, el cabello», explica Eduardo Sancho. «Un espacio cien por cien masculino».

La financiación inicial para poner en marcha la empresa la consiguieron con sus ahorros personales, más un préstamo del ICO y una subvención de casi 19.000 euros, que les costó mucho esfuerzo recibir, aunque les mereció la pena.

Tras un año y medio de operaciones, en el año 2006 fue cuando se aventuraron con la venta on line. «La acogida fue tan buena que pasamos en seis meses de hacer pruebas piloto a través de plataformas de comercio electrónico a tener nuestra propia tienda on line», recuerda Eduardo. «De la noche a la mañana empezamos a vender a nivel nacional y, en un año, renovamos y cambiamos por completo la web, para ofrecer un servicio mucho más completo y mejor». El resultado fue tan positivo que esa es la única vía de comercialización que emplean en la actualidad.

Rosas y espinas

Al echar la vista atrás, Eduardo y Sergio ven un gran camino de rosas, «pero lleno de espinas». Aunque no se arrepienten en ningún momento de haberlo emprendido. «Ha sido increíble y excitante, por todo lo que se aprende en el camino (y todo lo que nos queda), pero enredado y espinoso», indica Eduardo.

Ahora que la competencia está haciendo su aparición, ellos se enorgullecen de haber sido los pioneros en poner en marcha una iniciativa similar en nuestro país. ¿Qué es lo que les diferencia? Utilizando un juego de palabras con el nombre de su firma, «que tenemos ese ego que ellos no tienen, y que nuestros clientes son nuestra razón de ser».

Aunque su presupuesto les ha limitado en épocas anteriores la inversión publicitaria, ahora todo lo que tienen lo dedican a la publicidad on line de forma exclusiva.

De cara al futuro quieren seguir innovando. «No importa si vendes un complejo software, naranjas o cosmética masculina como es nuestro caso. Siempre se puede innovar de una u otra forma, y eso es lo que hay que hacer», concluye Eduardo.

Clientes y productos

El principal cliente de Ego Homme es un hombre, de cualquier edad y condición. Igualmente, cuentan con un buen número de mujeres que les compran productos para sus parejas. «Tenemos pedidos de casi todos los rincones de España y la verdad es que nos enorgullece mucho pasar de vender a nivel local, a hacerlo a nivel nacional», explica Eduardo Sancho. Además, tiene en mente su salto al ámbito internacional, «que espero que en breve pueda ser una realidad».

Respecto al producto que venden, está todo relacionado con la cosmética y el cuidado masculino: para el afeitado, para la cara, para el cuerpo, para el cabello, fragancias, regalos, etc.

Más información:
Ego Homme
Tel.: 902 110 376
www.egohomme.com
info@egohomme.com

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.