Empleados con fecha de caducidad

Quedan unas semanas para que concluya el primer trimestre de 2008 pero ya se pueden avanzar ciertas tendencias del mercado laboral. Una de ellas es la de la contratación, pues los datos referentes a ésta dejan ver que, aunque de forma leve, sigue aumentando. De hecho, según los datos de las oficinas de empleo, en febrero se registraron 1.427.302 contratos, un 1,3 por ciento más.

En la misma línea, el último ‘Avance del Mercado Laboral’ elaborado por la Afi y Agett revela que las contrataciones han aumentado «ligeramente, tanto las temporales como, especialmente, las indefinidas, que están alcanzando poco a poco los niveles previos a la reforma de 2006». Y éste es, precisamente, uno de los datos que más llama la atención, porque si por algo se caracteriza el mercado laboral español es por la temporalidad.

Según este último informe, después del repunte que experimentó la contratación temporal en diciembre del año pasado, en enero y en febrero de 2008 las tasas se han moderado, si bien apunta que «los afiliados con contratación indefinida siguen contribuyendo positivamente al crecimiento de la afiliación, aunque cada vez menos».

De una forma u otra, lo cierto es que el número de contratos indefinidos registrado en febrero deja ver que este tipo de contratación se está recuperando. Por su parte, la temporal aumentó el pasado mes un 0,7 por ciento, incremento mucho menor al del mismo período del año pasado.

El papel de las ETT

Dentro de este escenario, han ido adquiriendo importancia las empresas de trabajo temporal (ETT), que durante el mes de febrero aumentaron considerablemente su participación. Según el documento de la Agett, esta situación deja ver que «las empresas son más selectivas en el tipo de intermediación que necesitan en la actual tesitura del mercado laboral».

En este sentido, el número de contratos temporales intermediados por las ETT han experimentado un fuerte crecimiento, aunque éstas sólo intermedian «una pequeña parte» de la contratación temporal del país. En concreto, y para que sirva de referencia: el año pasado las empresas de trabajo temporal se encargaron de 16 de cada 100 contratos temporales que se firmaron.

También en el empleo público

La temporalidad no es un fenómeno que afecte únicamente al sector privado, también existe en el público. De hecho, el 19,7 por ciento de los hombres que trabajan en la Administración Pública están contratados de forma temporal. Sin embargo, las más afectadas son las mujeres, ya que la tasa de temporalidad se sitúa en su caso en el 32,2 por ciento de las empleadas públicas, 13 puntos más que la de los varones.

Estas diferencias se acentúan en el ámbito de la Administración Local, donde la temporalidad de ellas es un 18 por ciento mayor que la de los hombres.

Telecomunicaciones, la excepción que confirma la regla

El 85 por ciento de los trabajadores de este sector tenía un contrato fijo en 2007.

Si la temporalidad es una característica difícil de remediar en el mercado laboral español, existen ámbitos en los que ésta apenas existe. Es el caso de la ingeniería en Telecomunicación: según un informe elaborado por la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC), el 83,5 por ciento de los profesionales de este sector disponía en 2007 de un contrato fijo. Es decir, sólo un 16,5 por ciento era temporal.

Es más, el informe, que lleva el título de ‘Estudio sobre salarios y política laboral en el sector de la electrónica’, revela que el 60,3 por ciento de las entidades pertenecientes a este ámbito prevé aumentar su plantilla a lo largo de este año. Y todo apunta a que se siga la tendencia a la estabilidad en una misma plantilla.

El empleado en este sector suele ser un hombre (en un 64,2 por ciento de los casos) de mediana edad (en un 35,2 por ciento). Respecto a su nivel formativo, el 57,5 por ciento de ellos cuenta con un nivel superior. De hecho, el 29,8 por ciento es informático, un 21,5 es ingeniero de Telecomunicaciones y un 10,3 se ha licenciado en Económicas y Empresariales.

La jornada laboral más común es la fija-partida, habitual para el 55,6 por ciento de estos trabajadores. Le sigue la flexible y la fija-continua, aunque en menor medida (en un 27 y un 17,5 por ciento de los casos, respectivamente).

Otra forma de ‘reclutar’ trabajadores

Las redes sociales de internet se suman a los recursos de las empresas que buscan nuevos empleados.

El ‘VI Congreso Online Marketing España’ ha servido para reivindicar una forma alternativa de contratación: la que ofrecen las redes sociales de internet. Expertos de este ámbito que se dieron cita en el congreso afirmaron, de hecho, que sus páginas pueden utilizarse como «servicio de reclutamiento» de empleados a las empresas, ya que estas plataformas virtuales ofrecen muchas posibilidades de segmentación del mercado.

Para el director de marketing de Myspace, Matías Llort, hay que acudir a estas web para encontrar a aspirantes «con más experiencia». En la misma línea, el cofundador del portal Tuenti, Zary Dentzel, defendió las grandes oportunidades que esta web ofrece a las empresas que buscan nuevos trabajadores, ya que este portal goza de una amplia aceptación en el ámbito universitario, por lo que puede «crear muchas sinergias» con las entidades.

Tirón de orejas de la Unión Europea

Los sindicatos europeos han denunciado la temporalidad registrada en España. Califican al país de «desafortunado campeón de los contratos temporales».

El informe sobre la calidad del empleo en la Unión Europea (UE) deja ver el malestar de los sindicatos europeos ante la temporalidad que hay en España. Éstos denuncian que se trata de «un problema estructural demasiado extendido en la economía española», convirtiendo a nuestro país en el «desafortunado campeón de los contratos temporales, que afectan a cerca de un tercio de los trabajadores».

El documento reconoce que la tasa de empleados temporales se redujo el pasado año, pasando del 34,4 al 30,9 por ciento, a favor de la contratación fija, que aumentó del 10,5 al 11,6 por ciento. Sin embargo, subraya que uno de los efectos más importantes de la temporalidad tiene que ver con la dificultad de muchos empleados para acceder a los beneficios del desempleo, ya que se reserva sólo a los que han cotizado un mínimo de 12 meses.

¿Qué propone la UE? Mayor vigilancia de los sindicatos para la correcta aplicación de la normativa, sobre todo ante «la amenaza de que los empresarios puedan intentar reemplazar contratados regulares por trabajadores autónomos». De ahí que el documento valore de forma positiva el Estatuto del trabajador Autónomo y el acuerdo suscrito entre la patronal, sindicatos y Gobierno para luchar contra la precariedad laboral.

Para que sirva de ejemplo, según CC.OO., 17.674 trabajadores de Málaga firmaron en 2006 una media de seis contratos. Aunque la cosa no acaba ahí: otros 2.234 trabajadores tuvieron hasta 12 contratos y 1.981 llegaron a firmar 30 documentos en el mismo ejercicio.

14.000 empresas abusan de la temporalidad en Cataluña

Pero las advertencias no sólo vienen de la mano de Europa; dentro de España también las hay. Y es que la consellería de Trabajo de la Generalitat ha llamado la atención a 14.000 empresas catalanas por exceso de contratos temporales (en esta región el 23,4 por ciento de los empleados está contratado de forma temporal, según la Encuesta de Población Activa).

Este exceso se registra, sobre todo, en empresas de la hostelería y en el comercio minorista. Y la forma que el Gobierno catalán ha elegido para advertir a estas entidades es la del correo ordinario: ha enviado cartas en las que, además de llamar la atención, incluye información sobre los beneficios que vienen asociados a la contratación estable. También con el objetivo de informar se envía junto a la carta un folleto dando a conocer en qué casos las entidades pueden aplicar los tres tipos de contratos temporales que existen (por obra o servicio determinado, eventual por circunstancias de la producción y de interino).

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.