Contrato de puesta a disposición

Los contratos de puesta a disposición se celebran entre las empresas de trabajo temporal y sus empresas usuarias para la cesión a estas últimas de los trabajadores de la ETT. Pueden celebrarse en los siguientes casos:

  • Para realizar una obra o un servicio de duración determinada, aunque no se sepa exactamente cuánto tiempo será.
  • Para atender exigencias puntuales del mercado, una acumulación de trabajo o un exceso de pedidos, aunque se trate de la actividad normal de la empresa.
  • Para sustituir temporalmente a un trabajador con derecho a reserva de su puesto de trabajo.
  • Para cubrir de forma temporal un puesto de trabajo permanente mientras dura el proceso de selección de personal o promoción interna.
En cambio, no pueden celebrarse en las siguientes situaciones:
  • Para la cobertura de puestos que en los doce meses anteriores hayan sido amortizados por la empresa usuaria por despido improcedente, despido colectivo o por causas objetivas, o cuando en los 18 meses anteriores a la contratación esos puestos hubieran estado cubiertos durante más de doce meses por trabajadores de ETT.
  • Para ceder trabajadores a otras empresas de trabajo temporal.
  • Para sustituir a trabajadores en huelga de la empresa usuaria.
  • Para trabajos en actividades declaradas de especial peligrosidad.
La ley establece también la duración que pueden tener estos contratos:
  • Mientras dure la obra/proyecto o hasta que se reincorpore el trabajador sustituido.
  • Un máximo de seis meses (dentro de un período de doce) cuando el contrato se celebre por exigencias del mercado.
  • Un máximo de tres meses cuando se trate de cubrir un puesto mientras dura la selección o promoción interna.

Información elaborada por Juan Miguel Rosa

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Schibsted Classified Media Spain, S.L.