Interim management

Directivos interinos. Ésa sería la traducción literal de los interim managers, profesionales con muchos años de experiencia en gestión empresarial que se incorporan a una compañía por un tiempo limitado y con una misión muy concreta.

El interim management puede responder a necesidades muy diversas: fusiones, reestructuraciones, reflotamiento de empresas... Sin embargo, también puede ser de utilidad en compañías con una estructura gerencial reducida que necesitan a un directivo centrado sólo en un proyecto: el lanzamiento de un producto, un plan de reducción de costes, etc.

Los interim managers, por tanto, no intervienen sólo en situaciones negativas, pero sí excepcionales y, por lo general, urgentes.

Se trata de una práctica bastante extendida en países como Inglaterra o Estados Unidos pero poco habitual aún en nuestro país.

La incorporación del interim manager se produce en la gran mayoría de los casos a través de firmas especializadas, que son las que contratan a estos profesionales para cederlos a las empresas usuarias.

La principal ventaja para la empresa es que no ha de contratar a un nuevo directivo, con lo que el coste no es fijo, sino variable. El interim manager, además, no amenaza la posición del resto de directivos, porque no está ahí para quedarse.

Y no hay que olvidar que, por su elevada cualificación, serían muy pocas las empresas que podrían asumir su salario en el caso de contratarle directamente.

Información elaborada por Juan Miguel Rosa

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.