El ocio infantil, un sector en auge

Se acerca la Navidad y muchas entidades públicas y privadas empiezan a organizar actividades para niños. En los últimos años, en los cuales la mujer se ha incorporado al mercado laboral, estos programas son una solución. Y es que no todos los padres pueden disfrutar de días libres cuando sus hijos tienen las vacaciones escolares. Pero no estamos aquí para hablar de conciliación entre la vida profesional y la familiar, sino de los profesionales del ocio infantil.

Actualmente, muchos jóvenes y no tan jóvenes trabajan con niños. Hay animadores socioculturales y deportivos, monitores de tiempo libre, educadores sociales y personas con formación artística, como pueden ser magos, payasos o cuentacuentos. Su trabajo no sólo se demanda en época de vacaciones escolares sino a lo largo del año. Aunque es cierto que algunos, como los monitores de tiempo libre, están mucho más requeridos durante la época estival.

En las entrevistas de trabajo a todos se les pide lo mismo: madurez, vitalidad, ilusión, ganas de hacer cosas, buen estado físico, capacidad de comunicación, de iniciativa y para trabajar en equipo, creatividad y responsabilidad. Y es que no hay que olvidar que trabajan con los pequeños de la casa. Hoy en día, se han puesto en marcha muchas iniciativas empresariales que han abierto las puertas del mercado laboral a este colectivo. Así, han surgido muchos parques temáticos o locales de ocio infantil.

Sin embargo, no todos pueden vivir de su trabajo, esto les ocurre sobre todo a algunos monitores de tiempo libre. En el otro extremo podemos situar, a los animadores socio-culturales, que tienen la posibilidad de opositar para trabajar después en organismos públicos.

El futuro

¿Cómo se presenta el futuro para los profesionales del ocio infantil? Nada negro. Hay que tener en cuenta que el gasto en los momentos de ocio en nuestro país ha ido incrementándose de forma considerable a lo largo de los últimos años. Esto está repercutiendo de forma positiva en el sector, que tiene claras perspectivas de crecimiento a corto plazo, y, por tanto, en los trabajadores. Es más, los expertos coinciden en señalar que todavía la oferta de ocio no supera la demanda que existe en nuestro país.

¿Quieres ser animador sociocultural?

Si lo que te gusta es organizar actividades culturales con las que potenciar el ocio y tiempo libre, hazte Técnico Superior en Actividades Socioculturales. Esta titulación se oferta en la FP.

En los años 90 se crearon titulaciones relacionadas con la animaciónsociocultural. Por un lado, está la universitaria, que es la diplomatura en Educación Social, y por otro, la que ofrece la Formación Profesional (FP). Respecto a la primera, en España se oferta en la Universidad de Barcelona, en Deusto, en la de Santiago de Compostela, la Ramón Llull y en la Complutense de Madrid, entre otras. Al ser una diplomatura, su duración es de tres años.

Uno menos dura la titulación que ofrece la FP, que pertenece a la familia profesional de Servicios Socioculturales y a la Comunidad. Los que la superan salen con el título de técnico en actividades socioculturales, también conocidos comoTASOC.En las aulas estos futuros profesionales aprenden a organizar actividades donde se fomenta la participación de la gente. Allí ponen en práctica técnicas de dinámica de grupo y realizan acciones culturales con las que potenciar el ocio y el tiempo libre.

Respecto a su plan de estudios, está dividido en un módulo práctico y los siguientes teóricos: ‘Organización y gestión de una pequeña empresa de actividades de tiempo libre y socioeducativas’, ‘Desarrollo comunitario’, ‘Animación cultural’, ‘Animación de ocio y tiempo libre’, ‘Animación y dinámica de grupos’ y ‘Metodología de la intervención social’. Las prácticas se desarrollan en empresas al finalizar la formación en el centro educativo.

Cuando los técnicos en actividades socioculturales salen de las aulas están capacitados para organizar, planificar y gestionar una pequeña empresa de actividades de tiempo libre y socioeducativa. También pueden elaborar proyectos de intervención comunitaria, de animación cultural, de ocio y tiempo libre. En cuanto a los puestos de trabajo que pueden cubrir, se encuentran los de animador sociocultural, cultural, comunitario y de centro de atención social o sanitario.
Por otro lado, y siempre que amplíen su formación, pueden trabajar como anima-dores de grupos de dificultad social (discapacitados, ancianos, menores, marginación, inmigración...), y en centros de atención sanitaria, como hospitales o psiquiátricos. También en centros de día, de menores, residencias, cárceles, museos, bibliotecas, centros culturales y deportivos, parques naturales, ludotecas...

Magos, payasos, cuentacuentos... son como niños

Estos profesionales convierten su afición en trabajo. ¿Quieres convertirte en uno de ellos?

Antes les veíamos en las fiestas del pueblo, ahora en las que organiza el amigo del colegio. Y es que los magos, payasos y cuentacuentos ya no son esos profesionales que sólo estaban al alcance de unos pocos. Hoy todos los niños pueden disfrutar de sus actuaciones. Unos trabajan por libre y otros lo hacen en empresas que se dedican a organizar fiestas a domicilio.

Los magos han ido cambiando de escenario con el tiempo y, gracias a ello, también de público. Hace años la gente pudiente era quien iba a los grandes teatros a verles, luego sus actuaciones se presentaban en las salas de fiesta y más tarde llegaron a las casas particulares. Estos profesionales de baraja y chistera muestran magia pero detrás hay una dura labor. Ellos mismos dicen que tienen un trabajo solitario, y es que si lo que quieren es hacerlo bien, han deestudiar solos y durante muchas horas. ¿Se puede vivir de la magia? Algunos lo logran y otros no. ¿Dónde está el truco? En la perseverancia.

Si tú quieres ser mago lo primero que tienes que hacer es leer libros de magia. Empieza por los de nivel básico, ya que te serán muy útiles a la hora de valorar si tu afición es verdadera.

Luego, si sigues interesado, debes dirigirte a alguna tienda de magia en busca de publicaciones más avanzadas. El gran paso debes darlo en la Sociedad Española de Ilusionismo. Si ingresas allí, conocerás gente que siente la misma pasión que tú tienes por la magia y te ayudarán a abrirte camino en este mundo apasionante. «Sin duda, lo mejor que puede hacer un aficionado a la magia es unirse con un grupo de magos y aficionados dispuestos a compartir entre ellos sus conocimientos e ‘ilusiones’ », dice la entidad en su página web www.ilusionismo.es.

Otra alternativa para aquellos que disfrutan con los niños es convertirse en payaso. Pero no pienses que es sencillo, todo lo que le rodea es arte y, por lo tanto, ha de desarrollarse.

Existen cursos y talleres en muchos centros especializados e incluso en universidades. Sí, sí, parece ser que hay instituciones universitarias que ayudan a convertirse en grandes payasos.

En la formación se enseña a transmitir emociones por medio de gestos, acciones torpes y el arte de no saber comportarse. También, se trabaja la mirada, ya que es la herramienta principal por la cual se evocan emociones como el miedo, la tristeza y la alegría.

Si quieres ser payaso, pásate por la Escuela de Payasos Los Hijos de Augusto. Tiene dos facultades, una en la localidad de Xirivella (Valencia) y otra en la ciudad granadina de Víznar. La formación de la escuela está dividida en módulos de 20 horas de duración cada uno. Es imprescindible comenzar por ‘El Clown, un navegante de las emociones 1. Iniciación’. Después, se puede decidir el orden a seguir, pues cada módulo es independiente del resto.
Así, están los cursos ‘El Clown y el Circo’’, ‘El Clown como valor terapéutico y ‘El Clown y el Cabaret’, entre otros. ¿Dónde puedes informarte de esta posibilidad? En los números de teléfono 963 501 131 y 645 571 056, además de en la página web: www.flaquibutti.es/escola/homeaugusto.html, o a través del envío de un correo electrónico a: loshijosdeaugusto@flaquibutti.es.

Hay quien vive del cuento. No pienses mal, me refiero a los cuentacuentos. Estos profesionales, que hace un siglo viajaban por los pueblos narrando sin parar, ya en el XXI animan muchas fiestas infantiles, entre otros ‘saraos’ similares. Cada vez está más considerado laboralmente hablando, de hecho, están apareciendo muchos movimientos de profesionalización, regularización y estandarización del sector.

Con ello, lo que estos narradores pretenden es establecer unas tarifas y unas condiciones mínimas de trabajo, entre otras cosas. Para ser cuentacuentos lo mejor es acudir a cursos de expresión corporal,teatro y, por supuesto, a uno específico de contadores. Estos programas se ofertan en bibliotecas municipales y centros culturales. En la Dirección General de Juventud de las comunidades autónomas se informa de los programas.

© Laboris

Comparte lo que piensas con otras personas, haz que se conozca tu opinión.




Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.