Cómo manejar tus emociones en el mundo laboral: claves para irradiar positividad

Desde la primera entrevista de trabajo, los reclutadores y directivos tienen muy en cuenta el feeling emocional que una persona aporta. En cuestiones de empatía, la emotividad que transmitimos (o no) en la oficina, vía el teléfono o con un simple email, es un elemento decisivo para que un profesional convenza más que otros.

El entorno laboral es visto por tradición como el lugar de la racionalidad, la eficiencia y la seriedad, todos  indicadores de profesionalidad. Sin embargo, la concepción fría y vertical de las organizaciones ha cambiando mucho desde el boom industrial a la actualidad. Hoy, muchas empresas buscan el bienestar del empleado (dentro y fuera de la oficina) porque años de estudios en recursos humanos demuestran que la calidad de vida de un equipo de trabajo aumenta su productividad.

El coaching empresarial y la inteligencia emocional son claves para la vida y el trabajo. El autoconocimiento y el crecimiento personal son fortalezas que sin duda inclinan la balanza al momento de hacer una entrevista, elegir a un nuevo compañero de trabajo, o incluso designar una promoción. Estés o no empleado en la actualidad, y así trabajes desde casa como freelancer, hay aspectos que te conviene tener en cuenta para mejorar tu imagen laboral:

-  Construye un espacio para tus emociones más difíciles: frustración, fracaso o rechazo, y busca una manera constructiva de expresarlos. En el trabajo podemos encontrarnos con grandes elogios como duras críticas: hay que saber gestionar ambos extremos. Existen excelentes programas y seminarios que te darán soluciones.
-  Si estás por estallar debido a un desacuerdo laboral, tómate tu tiempo. Esto vale tanto si trabajas en oficina como a distancia: los mails “en caliente” pueden ser más mortíferos que cualquier conversación. Busca cursos que te ayuden a gestionar tu paciencia.
-  La hiperconexión de hoy hace posible que los problemas de casa o amigos invadan con una llamada, un email o un SMS tu espacio de trabajo. Silenciar teléfonos y apagar conexiones ayuda mucho, pero nada será mejor que tu autocontrol y concentración. Piensa en los demás y hazlo en primer lugar por ti.
- Si estás en desempleo por tiempo prolongado y tienes una entrevista, controla tu excitación. Es bueno demostrar entusiasmo y empuje, pero también serenidad cuando es necesaria. El equilibrio siempre transmite seguridad.

Mostrar sentimientos, relacionarse con determinada calidez y buen humor no es malo. Pero cuidado: la línea entre ser un elemento positivo y convertirse en un manojo de emociones que desestabiliza la tranquilidad necesaria para la concentración, no siempre está clara. Asegúrate de tener los conocimientos debidos, sea de manera presencial o a distancia.

© Laboris – Redacción de Lectiva 4-7-2011

Comparte lo que piensas con otras personas, haz que se conozca tu opinión.




Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.