Técnico instalador de gas

Es el profesional encargado de calcular, diseñar, construir y/o adaptar las instalaciones receptoras de gas en el interior de viviendas, en zonas comunes de edificios habitados y en instalaciones industriales, dependiendo del carnet profesional que posea. También realiza las inspecciones, revisiones y mantenimiento que regula la ley sobre este tipo de instalaciones, así como su reparación cuando sea necesario.

El instalador de gas debe realizar los croquis, establecer el trazado y medir las tuberías, en cuanto al cálculo y diseño de cada proyecto, para proceder posteriormente a la construcción de la instalación. Así, curva, corta y solda tubos de plomo y cobre y los fija del modo más adecuado, además de colocar protecciones para que no sufran desperfectos (como dobles tubos, pasamuros y vainas).

Este profesional debe realizar también las pruebas de resistencia, estanqueidad e inertización, para comprobar que la instalación se puede poner en marcha sin riesgos. Asimismo, es el encargado de llevar a cabo los procesos técnicos para realizar las evacuaciones y ventilaciones que establece la legislación actual. En cuanto a su labor de mantenimiento, debe realizar un reconocimiento exhaustivo para verificar el correcto funcionamiento y la seguridad.

¿Qué formación necesitan?

El ejercicio de esta profesión exige estar en posesión de alguna de las diferentes categorías de carnets profesionales de gas, que habilitan para más capacidades a medida que crece el número (IG-I, IG-II, IG-III, IG-IV).

Para obtener el carnet de Instalador de gas I es necesario o bien superar un curso formativo autorizado por la correspondiente Consejería autonómica o bien poseer el título de grado medio de Montaje y mantenimiento de instalaciones o de Fontanería de la antigua FP-I. Para obtener el carnet de Instalador de gas II se debe poseer un título de formación de grado superior de Mantenimiento de Instalaciones de Edificios y Procesos o de Fontanería de la antigua FP-II; o poseer el carnet IG-I con una antigüedad de dos años, o superar un curso formativo autorizado.

Para la obtención del carnet IG-III es obligatorio estar en posesión de un título de diplomado o licenciado universitario en especialidades técnicas (Física, Ingeniería, etc.) o bien tener el carnet IG-II con una antigüedad de dos años y además haber superado un curso específico autorizado. Finalmente, para poseer el carnet IG-IV también es necesario ser diplomado o licenciado, o bien poseer el carnet IG-III con una antigüedad de dos años.

Una vez obtenida la titulación se ha de activar el carnet en la empresa correspondiente, aportando la documentación requerida.

Para mejorar sus conocimientos técnicos, de física, de estructuras y de reglamentación (claves en la formación), las asociaciones profesionales impulsan la formación continuada.

¿Qué perspectivas laborales tienen?

El instalador de gas ejercerá por cuenta propia o en empresas de suministro de gas, calefacción o agua autorizadas por la correspondiente Consejería autonómica. Además, también puede trabajar en empresas de vigilancia, mantenimiento, canalización o distribución de gas. Las condiciones laborales y los salarios (por categorias profesionales en función de cada carnet) están establecidos en el Convenio del Metal correspondiente a cada territorio.

Perfil elaborado con la colaboración de FERCA, Fed. Catalana de Instaladores de Electricidad, Fontanería, Gas, Calefacción y Climatización

© Laboris

Anuntis
Laboris es una web de Anuntis | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Anuntis Segundamano España S.L.