Recepcionista de hotel

Es la «cara» de los establecimientos de hotelería a ojos de los clientes, ante los que realiza funciones administrativas y comerciales. Esas tareas se inician cuando llega un nuevo cliente al hotel, pues este profesional es el encargado de gestionar las reservas, formalizando las entradas y salidas de los «inquilinos». Es por ello que siempre debe ser consciente del estado de ocupación del establecimiento para poder comercializar con diligencia las plazas con las que cuenta.

Asimismo, debe atender a los clientes durante su estancia, informándoles de los servicios del hotel, así como de lugares, transportes o eventos cuando se lo reclamen, y también tramitar sus quejas y solucionar los problemas que puedan tener en su estancia. Entre las labores más administrativas está el control diario de las reservas, así como la facturación de los servicios consumidos por los clientes (productos de minibar, llamadas telefónicas...).

También es el encargado de transmitirles la correspondencia o mensajes que les hagan llegar y de realizar el servicio de despertador a aquéllos que lo solicitan. Debe, asimismo, coger las llamadas del exterior y tramitar, si es necesario, las internas. También tiene encomendada la venta del llamado «pequeño material», productos de merchandising del establecimiento o la ciudad o bien productos específicos como zapatillas o gorros de baño en balnearios.

El recepcionista está a las órdenes directas del jefe de recepción, que se encarga de la coordinación de ese espacio.

¿Qué formación necesitan?

Estos profesionales de la hotelería pueden tener estudios muy variados, que van desde un programa de formación ocupacional, que consta de un año de enseñanza y prácticas posteriores en centros de trabajo, a estudios universitarios.

La diplomatura de turismo (homologada) y la de dirección hotelera (título propio) son las dos carreras que se pueden cursar como estudios superiores, aunque tienen como inconveniente que se cursan en más universidades privadas que públicas. Aunque la formación «estrella» entre estos profesionales es la de grado medio a través de la titulación de formación profesional de técnico superior en alojamiento. Los idiomas son imprescindibles para estos profesionales.

Los establecimientos hoteleros reclaman, al menos, el dominio del inglés y el conocimiento de una segunda lengua extranjera (francés, alemán o italiano, preferentemente). Aunque el grado de dominio de los idiomas irá en función de la categoría (número de estrellas) o de si la zona donde está ubicado es más o menos turística.

¿Qué perspectivas laborales tienen?

Trabajan en hoteles, ubicados en ciudades, montaña, estaciones de esquí, complejos de golf o de ocio, así como en balnearios. En este último caso, junto al de hoteles de zonas turísticas, la temporada alta es la vacacional y por ello se coge a trabajadores a partir de los meses de enero y febrero, principalmente con contratos temporales. En el caso de hoteles en ciudades ocurre lo contrario y existe una mayor estabilidad en los puestos de trabajo durante todo el año.

Los salarios se ajustan al convenio colectivo, que varía en función de si el hotel tiene hasta tres estrellas o posee más. El mínimo ronda alrededor de los 14.000 euros netos anuales y se aumenta con pluses por los turnos de nocturnidad, pues es un empleo por turnos horarios rotatorios.

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Schibsted Classified Media Spain, S.L.