Programador de aplicaciones web

Los programadores construyen el soporte técnico de una página web: se encargan del mantenimiento de las bases de datos y de los programas necesarios para que el sitio funcione correctamente.

Así, crean las aplicaciones, las gestionan y resuelven las incidencias que puedan surgir. Habitualmente, un analista les indica previamente qué han de hacer y cómo.

¿Qué formación necesitan?

Lo más importante es que se trate de personas con sólidos conocimientos de programación e Internet:

  • Según la empresa y el proyecto en el que están involucrados, habrán de utilizar un código u otro: Java, ASP, Visual Basic, C, C++, Perl... Un profesional debe saber programar, al menos, en alguno de ellos y ser capaz de aprender rápidamente nuevos lenguajes por su cuenta.

  • Para la gestión de bases de datos, se necesita aplicar SQL y algunos softwares específicos de fabricantes como Oracle.


  • Las nociones de HTML y Javascript suman puntos a favor.


  • El ciclo formativo de grado superior de desarrollo de aplicaciones informáticas es uno de las estudios más relacionados con el trabajo diario del programador. También son adecuadas las ingenierías técnicas o superiores de informática o de telecomunicaciones.

    De todas maneras, las empresas están dispuestas a contratar universitarios de otras carreras, desde físicos y matemáticos hasta economistas o filósofos. Si el candidato tiene la capacidad lógica suficiente para programar, podrá adquirir los conocimientos técnicos durante un período de formación complementaria relativamente breve. En estos casos, se aconseja haber hecho algún curso especializado en programación antes de empezar a buscar trabajo.

    Las empresas no suelen requerir estudios de postgrado. Muchos profesionales consideran que el mejor master lo constituye el trabajo diario: por eso la experiencia laboral es uno de los puntos que marcan la diferencia en el C.V. de un programador.

    ¿Qué cualidades deben reunir?

    Es esencial que tengan capacidad de trabajo en equipo: normalmente, los proyectos se desarrollan en grupos de dos o tres personas que deben actuar muy coordinadas.

    También hay otros rasgos importantes:

  • Multifuncionalidad para asumir roles de analista o, incluso, de jefe de proyectos, si es necesario.

  • Capacidad para soportar la presión.

  • Facilidad para aprender nuevos lenguajes de programación

  • Adaptación a los cambios tecnológicos.
  • ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    Son uno de los perfiles más buscados hoy en día en el mercado laboral, aunque la crisis puntocom ha enfriado ligeramente la demanda y, sobre todo, los salarios.

    Sin embargo, los expertos siguen pronosticando un futuro muy esperanzador. Muchos encuentran trabajo antes de acabar los estudios de informática e intentan hacer compatible la carrera laboral con la universitaria. Porque una de las grandes ventajas de obtener el título de ingeniero informático es que las posibilidades de promocionar a corto plazo y convertirse en analista o en jefe de proyectos aumentan considerablemente.

    Pero la profesión también tiene su parte negativa: como en todo lo que se relaciona con Internet, la jornada diaria se suele prolongar más allá de las ocho horas, y el ritmo de trabajo es realmente fuerte. El salario depende de la titulación académica y de la experiencia del candidato.

    Los primeros sueldos rondan los 15.000 euros brutos anuales, aunque hay revisiones constantes hasta alcanzar una franja entre los 21.000 y los 30.000.

    © Laboris

    Schibsted Classified Media Spain
    Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
    © 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.