Técnico en fitness

Según la definición del Colegio Americano de Medicina del Deporte, el fitness es la aptitud física global entendida como la conjunción de resistencia cardiovascular, fuerza muscular, resistencia muscular localizada, agilidad y coordinación.

Esta definición permite entender mejor la actividad del técnico en fitness: diseñar programas globales de entrenamiento para los usuarios de una instalación deportiva y asegurarse de que lo siguen correctamente.

Su trabajo se desarrolla en la sala de fitness, donde asesora tanto a las personas que inician una actividad física, indicándoles los ejercicios que deben realizar en cada fase, como a personas ya habituadas al entrenamiento que quieren alcanzar objetivos más específicos.

Además de diseñar estos planes de entrenamiento y modificarlos en función de cómo evoluciona cada persona, el técnico en fitness monitoriza en general el funcionamiento de la sala de fitness y atiende las consultas de los usuarios, corrige ejercicios, explica los efectos de cada ejercicio sobre el cuerpo, etc.

También puede dirigir actividades colectivas -sesiones de aeróbic, funky, steps, gimnasia correctiva, spinning...-, siempre que tenga la formación específica adecuada.

¿Qué formación necesita?

Las áreas fundamentales de conocimiento para un técnico en fitness son tres:

  • Teoría del entrenamiento, una serie de conocimientos que permiten diseñar rutinas de entreno combinando trabajo de fuerza, cardiovascular y de movilidad.
  • Anatomía general. Debe conocer las partes del cuerpo humano y su funcionamiento.
  • Salud, un apartado cada vez más importante porque permite hacer del fitness una herramienta terapéutica y atender las necesidades especiales de cada persona.
La mayoría de técnicos en fitness proviene o de la licenciatura de ciencias de la actividad física y del deporte o de centros de formación no reglada especializados que en algunos casos gozan de gran prestigio en el sector.

¿Qué perspectivas laborales tiene?

Los técnicos en fitness trabajan casi exclusivamente en gimnasios e instalaciones deportivas, a veces combinando el trabajo de sala con la dirección de actividades colectivas, sobre todo en locales pequeños o con poco personal.

Acostumbran a ganar entre 9 y 15 euros por cada hora de trabajo en la sala de fitness y sensiblemente más por las actividades dirigidas, que requieren mayor desgaste físico. Es habitual que tengan que trabajar en varios establecimientos a la vez para completar un salario interesante.

Algunos gimnasios pequeños pueden pagar mejores sueldos, porque, al tener menos infraestructuras y un horario de apertura más restringido, soportan menos gastos fijos. Pero las grandes cadenas suelen ofrecer, en general, mejores condiciones de contratación y más posibilidades de aprendizaje y de promoción profesional.

El técnico en fitness puede llegar a gestionar todo un equipo de monitores como coordinador de la sala de fitness, trabajar como entrenador personal o, si adquiere formación complementaria en temas de gestión, llegar a la dirección técnica de un gimnasio.

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.