Especialista en e-commerce

Pueden ser médicos, abogados, ingenieros o economistas. El perfil de los expertos en e-commerce varía muchísimo: los hay para todos los gustos y sectores de la nueva economía. En común sólo tienen el objetivo final: hacer rentable un negocio en Internet.

Las funciones de estos profesionales dependen del tipo de empresa para el que trabajan.

Si se trata de una empresa tradicional, se encuadran en el área de Internet y se ocupan de gestionar todo lo relacionado con la página web: política de ventas, marketing, seguridad, diseño de la estructura o incluso las finanzas. Por supuesto, su responsabilidad depende de su lugar en el organigrama: pueden ser desde directores de e-commerce hasta asistentes junior.

  • Si es el caso de una puntocom, todos los empleados han de implicarse en el comercio virtual. El perfil se diversifica: puede haber ingenieros, economistas o publicistas, cada uno con responsabilidades muy diferentes, pero siempre orientados a conseguir más ventas y más dinero a través de la red.

    ¿Qué formación necesitan?

    El perfil más habitual es el de un licenciado con formación de posgrado sobre e-commerce y e-business. Todavía escasean los candidatos así porque este tipo de estudios arrancaron en España hace apenas cuatro años. Además, la oferta formativa está excesivamente centrada en Madrid y Barcelona.

    Los masters y posgrados imparten lecciones de los dos campos entre los que se mueven estos especialistas:

  • La empresa: se estudia marketing y los aspectos fiscales y jurídicos de los negocios, con especial atención a los fenómenos de la "nueva economía".

  • La tecnología: hay que llegar a hablar el mismo lenguaje que los técnicos. No se piden conocimientos profundos de programación o diseño gráfico, pero sí es necesario dominar los conceptos más importantes de Internet. ¿Para qué sirve un frame? ¿Qué es una cookie? El profesional del comercio electrónico debe responder a preguntas como éstas sin pestañear.

    En principio basta con dominar las ideas básicas y las herramientas de Office. De todas maneras, no está de más familiarizarse con el lenguaje HTML y los programas de edición de webs, como Frontpage o Dreamweaver.

    Un buen nivel de inglés es más que necesario para moverse con soltura por cualquier empresa. Además, casi toda la bibliografía sobre las nuevas tendencias en e-commerce llega directamente de Estados Unidos... sin traducir.

    ¿Qué cualidades deben reunir?

    Es casi imposible que haya profesionales de Internet con más de tres o cuatro años de experiencia. Por tanto, las empresas se fijan más en las cualidades de las personas que en su trayectoria laboral.

    Para trabajar en el campo del comercio electrónico, los candidatos deben tener:

  • Mentalidad abierta para adaptarse rápidamente a los cambios y al ritmo de vértigo al que se mueve Internet.
  • Capacidad para dedicar a su trabajo todo el tiempo necesario.
  • Visión global para saber combinar el mundo de los negocios y el de la tecnología.
  • Iniciativa y creatividad.

    ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    Actualmente, el comercio electrónico en España mueve un volumen de negocio bastante bajo. Los informes de los expertos predicen un auge impresionante en un plazo de cuatro años.

    Especulaciones aparte, lo cierto es que las operaciones comerciales por la red se duplican cada año. Además, el verdadero filón de empleo llegará con el salto de las pymes tradicionales a la red. Los datos del Institut Català de Tecnologia indican que sólo el 15 por ciento de las empresas está vendiendo ahora por Internet; tarde o temprano, el 85% restante acabará entrando también.

    Por tanto, es previsible que la demanda de profesionales del e-commerce crezca considerablemente. Y eso que el mercado laboral ya ofrece buenas oportunidades al sector, aunque no abundan demasiado ni brindan condiciones laborales especialmente ventajosas.

  • Las jornadas rondan las diez horas diarias. Hay flexibilidad de entrada y salida, pero la cantidad de trabajo pendiente obliga a pasar mucho tiempo en la empresa.

  • Los salarios en las puntocom acostumbran a ser ligeramente inferiores a los que se cobran en un puesto similar en la empresa tradicional. Una persona puede cobrar entre 12.000 y 60.100 euros anuales, según su jerarquía. También existen otros incentivos económicos, como las stock-options.

    © Laboris


  • Schibsted Classified Media Spain
    Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
    © 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.