Documentalista digital

En la sociedad del conocimiento, los documentalistas serán digitales o no serán. Entre otras cosas, porque si estos profesionales no dominaran las nuevas tecnologías, resultaría imposible poner orden en el caos de información en el que a veces se convierte Internet.

El documentalista es la persona que analiza y gestiona información con herramientas y criterios profesionales. Algunas de sus principales funciones son:

  • Controlar el universo informativo (conocer a los productores y emisores de información en diferentes esferas).
  • Seleccionar la información más adecuada a las necesidades de los usuarios, valorando el coste y el rendimiento que tendrán para ellos. El documentalista digital puede responsabilizarse también de la negociación de derechos de uso y copyrights, un aspecto cada vez más importante en Internet.
  • Dar a la información un valor añadido a través de su control y tratamiento, facilitando que los usuarios puedan recuperarla y utilizarla ordenadamente y de manera eficaz.


  • En los nuevos soportes electrónicos, la estructuración de los contenidos adquiere una importancia fundamental. La creación y gestión de bases de datos electrónicas es clave en todo este proceso, así como el control de las vías de acceso a la información a través de Internet.

    En la sociedad del conocimiento, los documentalistas deben conocer necesariamente las últimas herramientas tecnológicas para la gestión de la información.

    ¿Qué formación necesitan?

    Aunque la extensión de las nuevas tecnologías ha cambiado el perfil del documentalista, su formación de base debe incluir conocimientos tradicionales como:

  • Análisis documental formal y de contenido
  • Administración de bases de datos
  • Lenguaje documental
  • Técncias de indización y resumen
  • Fuentes de información
  • Estadística
  • Idiomas

    La licenciatura en Documentación es la opción formativa más adecuada para acceder a este tipo de conocimientos, aunque la diplomatura en biblioteconomía y documentación también es una buena alternativa.

    Además de esta formación básica, el documentalista digital ha de tener conocimientos directamente relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación.

    Edición electrónica. Es importante que domine los lenguajes propios de Internet para poder gestionar los recursos de información de una página web. Por ejemplo, tiene que saber de:

  • Diseño de páginas web: HTML, HTML dinámico, JavaScript.

  • Catalogación y recuperación de documentos electrónicos: Metadatos, RDF, XML.
  • Herramientas de indización y recuperación de metadatos.
    Programación para Internet. Es recomendable conocer:

  • Aplicaciones cliente: JavaScript, CSS, DHTML, Visual BasicScript.
  • Aplicaciones cliente-servidor: Java, páginas ASP, publicación de bases de datos, Flash.

    Multimedia. El documentalista debe estar familiarizado con los aspectos tecnológicos, industriales y comerciales del producto multimedia y con su uso en empresas, en educación, en las publicaciones científicas y en la sociedad de la información en general.

    Texto e hipertexto: HTML, HTML dinámico (CSS, Java, JavaScript), Acrobat PDF, XML, DTD y OEB (Open E-book Format).

    Imagen: formatos digitales (TIFF, GIF, JPG, GIF animado, MPEG), Flash, QuickTime, DVD, RealVideo.

    Sonido: MIDI, WAVE, MP3, Real Audio.

    Producción y gestión: Sincronyzed Multimedia Information Language (SMIL) de W3C. Redes corporativas o intranets. Debe ser capaz de analizar las necesidades para la construcción de una intranet: objetivos, plataformas, costes y beneficios, así como instalación y gestión de la misma.

    Además, el documentalista digital debe actualizar constantemente sus conocimientos, a través de la formación continua, sobre nuevos programas y aplicaciones informáticas para la gestión de la información.

    ¿Qué cualidades deben reunir?

    La capacidad de organización es del todo imprescindible para el documentalista digital. En el caso de que gestione un sistema de información de cierta envergadura, ha de ser capaz también de coordinar las funciones del equipo de trabajo. El liderazgo aparece entonces como una cualidad fundamental.

    ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    Los documentalistas con conocimientos sólidos en el ámbito de las tecnologías de la información suelen encontrar empleo sin problemas.

    Las salidas profesionales clásicas se ubican tanto en entidades que emiten información como en organizaciones que consumen información. Por ejemplo, pueden trabajar como:

  • Directores de sistemas, servicios o unidades de información de grandes dimensiones.
  • Directores de centros de información especializada.
  • Responsables de productos en empresas de servicios documentales.
  • Consultores en tecnologías de la información y la documentación.
  • Jefes de proyectos de información y documentación.
  • Jefes de información y documentación en las organizaciones.

    La demanda de documentalistas en las administraciones públicas se ha estancado ligeramente en los últimos años. En la empresa privada, sin embargo, tiende a aumentar, a causa de la importancia cada vez mayor de la información en las estrategias de negocio.

    De todos modos, y teniendo en cuenta que muchas organizaciones prefieren subcontratar sus servicios documentales, otra opción para estos profesionales es crear su propia empresa.

    © Laboris


  • Schibsted Classified Media Spain
    Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
    © 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.