Diseñador multimedia

Son los encargados de dar forma a los productos multimedia, desde páginas web hasta CD-Rom o animaciones interactivas. Los diseñadores crean la imagen gráfica y disponen los elementos para conseguir una navegación lo más agradable, fácil y rápida posible.

Habitualmente, estos profesionales están a las órdenes de un director de arte, que es la persona que tiene la responsabilidad de planificar la estructura y el estilo del proyecto.

Sin embargo, la capacidad de decisión de los diseñadores varía según la organización de la empresa. Si el departamento de arte dispone de poco personal, es probable que acaben desarrollando los proyectos íntegramente, con tareas de programación incluidas.

E incluso hay quien confía en ellos todo lo que suene a Internet, desde la traducción de los textos de una web hasta las conexiones con las bases de datos.

¿Qué formación necesitan?

¿Autodidactas o especialistas en diseño gráfico? He ahí uno de los puntos más discutidos en una profesión que ejercen personas que han estudiado desde Matemáticas hasta Periodismo o Ingeniería.

Daniel Burgos, director de la Escuela Superior de Comunicación Interactiva (ESAC), asegura que no es necesaria una titulación determinada: 'Lo que importa es que se tengan las ideas claras y ganas de expresarse en un medio nuevo'.

Sin embargo, muchos profesionales reconocen la utilidad de disponer de una formación básica en cuestiones elementales del diseño gráfico tradicional, como tipografía o teoría del color. Estudios de Diseño o de Bellas Artes no son un requisito fundamental, pero sí suponen una ventaja a la hora de hacer buenos trabajos.

Los conocimientos que un diseñador debe dominar giran en torno a cuatro campos:

  • Internet y entornos interactivos: Hay que estar muy familiarizado con el funcionamiento de la red y las posibilidades que ofrece. En cuanto a los programas informáticos, lo que más se pide es ser usuario de Dreamweaver y Flash, aunque nunca viene mal conocer otros como Director, Golive o Premiere.

  • Imagen digital: Photoshop y Freehand son dos programas prácticamente obligatorios para todo diseñador. Además, cada vez es más importante trabajar la animación en tres dimensiones, con aplicaciones como 3D Studio Max.

  • Programación: Conocer bien HTML y Javascript permite tener muchos más recursos al diseñar páginas web. Y como la mayoría de los sitios profesionales utilizan bases de datos, hay que saber usar Access y tener nociones de ASP, CGI e incluso Java. En realidad, la programación no es un trabajo propio del diseñador, pero es frecuente que tenga que enfrentarse a problemas que sólo pueden resolverse mediante scripts.

  • Multimedia: No solamente hay que ser bueno con la parte gráfica. La creación multimedia permite experimentar también con sonidos y vídeos, así que el diseñador ha de desenvolverse bien en cuestiones de música y narración audiovisual.

    Existen masters y postgrados que pueden servir de introducción a la creación multimedia. Algunas escuelas superiores también imparten estudios especializados.

    Quienes estén interesados en familiarizarse con un determinado programa, como Dreamweaver o Flash, tienen la opción de matricularse en cursos más o menos intensivos.

    De todas maneras, para adquirir un buen nivel en diseño multimedia, es muy importante el trabajo personal. Se necesitan horas y horas ante el ordenador, haciendo pruebas, desentrañando los secretos de un programa o simplemente navegando por Internet para aprender de las creaciones de los demás.

    Cuando un diseñador busca trabajo, resulta tan importante la formación que tenga como lo que sea capaz de hacer. La experiencia se valora mucho, aunque ésta consista sólo en la creación de una web o de un CD interactivo personal.

    En cuanto a los idiomas, no son una cuestión especialmente importante. En todo caso, un buen nivel de inglés supone una ventaja a la hora de aprender a utilizar un programa nuevo.

    ¿Qué cualidades deben reunir?

    El perfil del diseñador 10 se caracteriza por:

  • Creatividad para diseñar elementos atractivos

  • Sentido práctico para que los productos resulten fáciles de usar. De nada sirve una animación espectacular si tarda demasiado tiempo en descargarse.

  • Capacidad de trabajo en equipo. Los productos multimedia suman el esfuerzo de gente muy diferente (programadores, comerciales, diseñadores diversos) y debe haber mucha comunicación entre todos los miembros del equipo.

  • Mucho interés en el aprendizaje de nuevas tecnologías y programas

  • Capacidad de organización

  • Visión para analizar lo que se le está pidiendo y comunicarlo de la mejor manera

    ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    Se habla mucho de la crisis puntocom, pero en el mundillo del diseño los buenos profesionales siguen siendo muy buscados. Desde escuelas universitarias como ESDI-Escuela Superior de Diseño, vinculada a la Universidad Ramon Llull, se asegura que la mayoría de los alumnos trabaja antes de finalizar los estudios.

    Lo habitual es que el primer sueldo ronde los 600 euros mensuales. A medida que se va adquiriendo más experiencia, la nómina crece; según un estudio de ESDI, los diseñadores con cuatro años de experiencia o más se sitúan en una banda salarial entre los 2.100 y los 4.500 euros al mes.

    Las remuneraciones más altas se dan en empresas que trabajan en proyectos multimedia relacionados con la moda, la automoción y la creación audiovisual.

    Una opción profesional interesante es convertirse en freelance. Los trabajos se encargan a personas de las que se tienen buenas referencias, por lo que resulta relativamente fácil ganarse bien la vida cuando se consiguen contactos y cierta reputación.

    © Laboris

  • Schibsted Classified Media Spain
    Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
    © 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.