Bioinformático

Como su nombre indica, el bioinformático combina conocimientos de dos ciencias: la biología y la informática. Su trabajo es recoger, procesar, analizar e interpretar el significado de datos biológicos mediante la aplicación de técnicas matemáticas e informáticas. También debe ser capaz de desarrollar nuevos instrumentos informáticos.

Concretamente, ha de:

  • Manipular ficheros, recoger y almacenar datos en los programas e interpretar los resultados.

  • Utilizar bases de datos y mejorar los códigos de ordenadores.

  • Instalar, crear y desarrollar nuevas aplicaciones y programas.

    No es fácil encontrar profesionales que dominen las dos disciplinas. La gran mayoría son biólogos o químicos con conocimientos de los programas informáticos que deben utilizar, o bien ingenieros informáticos.

    ¿Qué formación necesitan?

    Tienen que dominar dos disciplinas: la biología y la informática. También tienen que tener conocimientos de física, química, estadística, matemáticas y genética.

    En España no existe una titulación propia para estos estudios. Se imparte como asignatura en las licenciaturas de biología o informática en algunas universidades (Barcelona, Madrid, Sevilla o Valencia, por ejemplo), y como estudios de tercer ciclo.

    Por ahora, éstas son las únicas vías que tienen biólogos e informáticos de conocer la disciplina, aunque existe el proyecto de impartir un máster específico en bioinformática a nivel estatal.

    En cuanto a idiomas, se necesita dominio del inglés.

    ¿Qué cualidades deben reunir?

    Han de tener capacidad para:

  • Adaptarse y reciclarse continuamente: han de estar al día respecto a los programas, equipos y líneas de investigación novedosos en el sector.

  • Trabajar en equipo: deben actuar de 'puente' y comunicarse con expertos de otros campos.

  • Aprender y afrontar los problemas con una mentalidad abierta.

    ¿Qué perspectivas laborales tienen?

    El enorme déficit de especialistas en bioinformática los convierten en profesionales muy buscados y con muchas posibilidades de trabajar en empresas y en laboratorios farmacéuticos, químicos, físicos o de biocomputación.

    Otras salidas laborales están en los departamentos de investigación de hospitales, en el sector alimentario y, sobre todo, en el análisis de datos genéticos.

    Las áreas con más demanda son la medicina preventiva, el desarrollo de nuevos fármacos, los diagnósticos clínicos, la genética y la investigación biomédica.

    También tienen buenas perspectivas de futuro la biotecnología, la proteómica (análisis de secuencias y estructuras de proteínas) y todo lo relacionado con la ecología, como la simulación de la evolución de ecosistemas.

    © Laboris

  • Schibsted Classified Media Spain
    Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
    © 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.