Orientación laboral de tú a tú

En el mundo de la orientación laboral no todo está inventado. Desde el sindicato de la Unión General de Trabajadores (UGT) ofrecen un novedoso servicio que se marca como objetivo acompañar al usuario en un itinerario formativo que lo ha de llevar a presentarse en el mercado de trabajo con un perfil mucho más competitivo y eficaz. Aportando para ello todas las herramientas y recursos necesarios, y ofreciendo lo que es más importante: apoyo personalizado.

Una persona que decide acudir al servicio de Orientación Profesional para Trabajadores (OPTA), en primer lugar, tendrá una entrevista en la que se va analizar cuál es el objetivo que pretende alcanzar y es que la versatilidad es una de sus principales características. «Atendemos tanto a las personas que buscan un empleo, como a los trabajadores que quieren cambiar el suyo para mejorar su vida profesional o a aquellos que sin tener el propósito de variar buscan ampliar su formación, saber como pueden especializarse, adquirir más conocimientos, etcétera», explica Belén Viejo, orientadora de OPTA.

Es curioso destacar como en los tres años de vida de este servicio, sólo una tercera parte de los usuarios acude desde una situación de desempleo, la mayoría lo que busca es mejorar su situación profesional, ya sea mediante un nuevo trabajo o un mayor bagaje formativo. El servicio, además, abre su ámbito de acción también a los nuevos emprendedores que necesitan ayuda para saltar a la arena empresarial. Se les ofrecerá asesoramiento para diseñar su plan de negocio, información sobre las ayudas y subvenciones disponibles, etcétera. «El objetivo es aportarles una visión lo más amplia posible de recursos con los que puede contar para llevar a cabo su idea», señala Belén Viejo.

Con apoyo de un gran equipo

Las vías para realizar este contacto inicial son múltiples, puede ser tanto de forma presencial, cara a cara, como por comunicación telefónica, correo electrónico, o incluso por carta. A partir de la entrevista se les asignará un orientador con el que mantendrán en todo el proceso trato directo.

«El usuario va a contar siempre con la atención personalizada de su orientador, pero lo más importante y, quizás, uno los aspectos que más nos diferencia de otros servicios de este tipo, es que detrás va a tener el apoyo de todo un equipo multidiscipli­nar», asegura Belén. «Un orientador no puede saber ni abarcar todo, es necesario el soporte de más personas, estos equipos mantienen reuniones periódicas en las que se analiza cada caso y las necesidades existentes para compartir información. Esto nos permite estar muy al día de todos los recursos que existen para poder ofrecer el mayor número de soluciones posibles a las personas que atendemos», explica.

Otro de los aspectos que mejor definen la labor de OPTA es el alto grado de implicación en cada caso. «Cualquier acción que se lleva a cabo es siempre pactada con el orientado, siempre se van a consensuar las herramientas a utilizar, los recursos disponibles, etcétera para llegar a alcanzar la meta de que el usuario sea más empleable, competitivo y que su posición en el mercado laboral ofrezca una mayor seguridad», señala Belén Viejo.

Más información:
OPTA
www.ugt.es/opta

Sin límite de tiempo

Los orientadores de OPTA no tienen marcado ningún tiempo límite para tratar cada caso, sólo dependerá de las necesidades de cada usuario. «Para nosotros no es importante si llevamos con un caso más o menos días, lo importante es el resultado y la relación que se establece con el orientado. En algunos casos, si tiene claro el objetivo, la relación puede ser de semanas; pero se extiende a varios meses si no está tan seguro de lo quiere hacer en su futuro y, entonces, hay que trazar caminos alternativos», explica la orientadora Belén Viejo.

El usuario marca el plazo

El que el factor tiempo no influya en cada acción de asesoramiento redunda, lógicamente, en un elevado grado de eficacia. «No damos por acabado ningún caso hasta que el usuario así lo decide», puntualiza Belén. Incluso después es frecuente que se haga un seguimiento.
«Les llamamos para ver como van en el itinerario que hemos trazado con él, para saber si se ha estancado o si ha decidido rediseñar el camino acordado y ellos saben que pueden contactar con nosotros si necesitan más información, a veces nos vuelven a llamar para asesorarse sobre como expresar en su currículo el nuevo perfil conseguido tras su paso por OPTA, si hay nuevos cursos ajustados a su profesión, etcétera», explica Belén Viejo. En resumen, la acción de orientación sólo se da por concluida cuando el usuario tiene claro su objetivo profesional, sabe dónde tiene que ir a buscarlo y cómo conseguirlo.

«Lo más gratificante es cuando abres a una persona nuevos caminos en su vida profesional. En nuestro trabajo es muy importante cuando llega un nuevo caso, pararse y analizar con el trabajador sus competencias, ver si se adecuan al mercado laboral, y en caso de que no sea así, trazar un nuevo objetivo, ver como conseguirlo, y a partir de ahí, actuar. Abrir estas nuevas ventanas es realmente gratificante», concluye Belén Viejo.

Más mujeres

En sus tres años de vida, OPTA ha experimentado un progresivo y constante aumento en su número de usuarios. A las 2.500 acciones de orientación ejecutadas en 2007, hay que añadir las 3.600 que llevan puestas en marcha durante este año. ¿Efecto de la crisis? «Yo creo que todavía no, es un claro reflejo de que cada vez nos conoce más gente, no ha habido una punta de exceso de demanda en ningún momento, así que interpreto que se debe a un efecto multiplicador, habrá que analizar en los próximos meses como evolucionan las cifras», argumenta Belén Viejo.

Lo que si han apreciado es que en el último año son más las mujeres que acuden a OPTA. «Desde su nacimiento, no se habían apreciado grandes diferencias de usuarios por sexo, pero en el último año hay, aproximadamente, un 10 por ciento más de mujeres que utilizan nuestro servicio, una evidencia más de que ellas encuentran hoy en día más dificultades para hacerse un hueco en el mercado laboral», asegura.

En la actualidad los que en mayor medida demandan los servicios de OPTA son los licenciados seguidos por los diplomados y los titulados con el graduado escolar.

Sobre ruedas

La sede central de OPTA se ubica en la Escuela Julián Besteiro (C/ Azcona, 53. 28028 Madrid), pero su ámbito de acción salta a toda la geografía nacional, cualquier persona puede contactar de forma totalmente gratuita presencialmente o través dela web (www.ugt.es/opta) que permite realizar un primer contacto y demandar más información. Además en los últimos meses se ha implantado físicamente de forma experimental en Extremadura y Castilla y León. En breve, lo hará en Baleares.

Además, un autobús recorre a modo de oficina móvil diversos municipios divulgando este servicio con el objetivo de facilitar el acceso al mayor número de usuarios posibles. Sobre ruedas los orientadores atienden a las demandas de los ciudadanos y ofrecen sesiones informativas en la gran sala de reuniones que permiten los más de 18 metros de largo de este vehículo articulado.

«El autobús ofrece un buen momento para mantener un primer contacto. Además se ofrecen charlas sobre la importancia de la formación profesional para el empleo, sus mecanismos de acceso y la oferta de especialidades existente, así como en qué consiste y las oportunidades que ofrecen los procesos de reconocimiento y acreditación de la formación y experiencia laboral», explican desde el servicio de OPTA.

© Laboris

Comparte lo que piensas con otras personas, haz que se conozca tu opinión.




Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.