Cómo puedes saber si tu idea de negocio es buena

Todos hemos tenido alguna vez una idea de negocio aparentemente brillante. Pero de los muchos proyectos de empresa que circulan por los ambientes económicos y profesionales, sólo algunos llegan a ver la luz. Y aún son menos los que sobreviven a los primeros años. ¿Cómo puedes saber si tu idea será una de las triunfadoras?

No existen fórmulas mágicas para crear una empresa. Pero los negocios que llegan a tener éxito acostumbran a reunir varias de las siguientes características:

  • Operan en sectores de actividades emergentes: fundamentalmente, los relacionados con servicios y nuevas tecnologías.
  • Tienen una clara orientación al mercado, están especializados en un sector concreto de clientes y ofrecen un valor añadido para el usuario que les diferencia de sus competidores.
  • Son viables económicamente a medio plazo, lo que les permite generar recursos suficientes para financiar el crecimiento de la empresa.
  • Cuentan con un equipo humano altamente cualificado y comprometido con el proyecto. Muchos inversores prefieren apostar por un equipo "de primera" con una idea "de segunda" que por un equipo menos cualificado con una idea genial.
  • Parten con una planificación detallada basada en un análisis del mercado: tienen un plan de empresa, estrategia de marketing e incluso un plan de contingencias que prevé los pasos a seguir si algo va mal.
Las causas por las que fracasan las empresas son siempre variadas. Pero conviene conocer algunos de los errores más habituales para no caer en ellos:
  • Falta de orientación al mercado: a menudo no se tienen suficientemente en cuenta las necesidades reales de los consumidores.
  • La fiebre del fundador: el "enamoramiento romántico" del emprendedor con su proyecto puede llevarle a no reconocer sus defectos.
  • Escoger mal a los compañeros de viaje: es un error muy habitual rodearse de personas con las que se tiene una amistad muy estrecha sin tener en cuenta si están o no suficientemente capacitadas.
  • El "mal de piedra": las inversiones en activos superfluos, como oficinas céntricas, coches de lujo o mobiliario, perjudican la imagen del emprendedor ante socios e inversores potenciales, porque dan la sensación de despilfarro. Y, con frecuencia, acaban provocando un endeudamiento fatal.
  • También es posible morir de éxito: si no se ha previsto cómo responder a una gran demanda por parte del mercado, puede ocurrir que la empresa se vea desbordada y fracase.
Hemos visto algunas de las características ideales en un proyecto de empresa. Pero la auténtica clave suele ser el factor humano. Éstos son algunos de los rasgos más habituales en los emprendedores de éxito:
  • Creatividad.
  • Orientación al logro.
  • Perseverancia.
  • Autonomía e independencia.
  • Liderazgo.
  • Propensión moderada a asumir riesgos.
  • Tolerancia al fracaso.
  • Flexibilidad para adaptarse a los cambios.
  • Habilidades de comunicación.
  • Capacidad de trabajo.
Los expertos coinciden también en la importancia del autoconocimiento. El emprendedor ha de ser muy consciente de sus capacidades y sus limitaciones. Y debe reflexionar sobre su vida privada para tratar de compaginarla con uno de los proyectos profesionales más absorbentes que existen: poner en marcha una empresa.

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.