Radiografía de las empresas jóvenes con éxito

El Estatuto de Nueva Empresa,
un impulso a los emprendedores

Poner en marcha un negocio no es un camino de rosas y, de hecho, buena parte de las empresas de nueva creación desaparecen a los pocos años.

Otras, sin embargo, no sólo sobreviven, sino que llegan a conocer el éxito. ¿Cuál es su secreto? Sin duda, una combinación de factores. Pero aun así es posible encontrar en todas ellas algunos rasgos comunes.

Tomando como referencia una muestra de las empresas creadas en 1998 que seguían en activo cuatro años después, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio ha estudiado cómo eran al nacer las empresas jóvenes que hoy están más consolidadas. Es decir, las que no se limitan a sobrevivir.

Perfil de las empresas jóvenes en España

Antes de analizar los factores que explican su mayor o menor éxito, el estudio describe el perfil de las empresas estudiadas. �stos son sus rasgos principales:

  • Tienen 2,5 socios de promedio.
  • El 66% de los socios fundadores son hombres, por sólo un 34% de mujeres.
  • La edad media de los socios es de 36 años.
  • El 80% de los fundadores tienen estudios secundarios o superiores, pero el 32,6% de las empresas nace sin que ninguno de los socios cuente con experiencia previa en gestión empresarial o en creación de empresas.
  • El 78% se dedica al sector de servicios y el 22%, a industria y construcción.
  • Un 60% empieza sin ningún trabajador asalariado.
  • Los emprendedores dedican una media de 5 meses a planificar la empresa.
  • La inversión inicial media es de 36.000 euros.
  • De la inversión inicial total, el 60,6% se financia con recursos propios; un 38,7%, con recursos ajenos y sólo un 0,7%, con ayudas públicas.

El retrato robot del éxito

Las conclusiones del estudio muestran que las empresas más consolidadas en la actualidad presentaban ciertas características comunes al nacer. �ste es el retrato robot del éxito empresarial:

  • Las empresas más sólidas nacen con un mayor tamaño.
    Las empresas más consolidadas en la actualidad nacieron con más socios, más asalariados y más inversión inicial que las menos sólidas.
  • Tienen un socio mayoritario.
    Es importante que haya varios socios fundadores, pero también que uno de ellos sea el propietario mayoritario. Al parecer, la «unidad de mando» facilita la capacidad de decisión de la empresa.
  • Cuentan con más participación de mujeres como socias.
    Aunque las mujeres emprenden mucho menos que los hombres, suelen tener más éxito que ellos.
  • Los socios tienen una mayor motivación.
    En primer lugar, el estudio muestra que los emprendedores que tienen como primera motivación mejorar su situación económica son los que tienen más éxito.

    En cambio, entre las empresas menos consolidadas abundan más los emprendedores que tenían como principal motivación salir del paro.

    Según los autores, esto puede deberse a que las personas que crean una empresa dejando un trabajo y unos ingresos fijos estudian más atentamente la viabilidad del proyecto que los que parten de una situación de desempleo.

    En segundo lugar, el informe también muestra que los emprendedores de éxito dedican desde el principio más horas a la empresa. Como media, nueve al día.
  • Los socios son más jóvenes y tienen más formación y experiencia en gestión empresarial.
    El empuje y la fuerza de la juventud parecen pesar más que la experiencia. En efecto, las empresas de consolidación alta tenían al frente a emprendedores más jóvenes (33,2 años de media) en el momento de su creación que las empresas de consolidación media y baja (más de 35 años).

    Respecto a los niveles de formación, no se aprecian grandes diferencias entre los que habían cursado estudios primarios, secundarios o superiores.

    Sí se percibe, en cambio, que en las empresas con más éxito abundan más los emprendedores que tenían o formación específica en gestión y administración de empresas o experiencia profesional en este campo.
  • Usan más recursos ajenos y subvenciones públicas para financiarse.
    El porcentaje de inversión inicial financiada con ayudas públicas es mínimo en todas las empresas estudiadas, pero es claramente superior en las más consolidadas. Lo mismo ocurre con los recursos ajenos. En cambio, cuanto mayor es el porcentaje de inversión financiado con recursos propios, menor es la consolidación de la empresa.
  • Dan más importancia a la innovación y a los recursos humanos como factores estratégicos.
    Las estrategias basadas en la calidad y el servicio son las más valoradas en todos los casos, pero las empresas más sólidas conceden más importancia que las demás a otros dos factores: innovación y recursos humanos. Las empresas menos consolidadas, en cambio, son las que conceden más importancia a una estrategia de precios bajos.
  • Se localizan en núcleos de población de mayor tamaño.
Las empresas de más éxito se ubican preferentemente en localidades de más de 50.000 habitantes.

Conclusión

Según el estudio, por tanto, estadísticamente tienen más probabilidades de éxito los equipos de emprendedores con:

a) Varios socios, uno de ellos mayoritario.
b) Presencia de mujeres.
c) Una media de edad joven.
d) Formación específica en gestión de empresas.

Fuentes

- Estudio Factores para consolidar una empresa, del Consejo Superior de Cámaras de Comercio.

© Laboris

Anuntis
Laboris es una web de Anuntis | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Anuntis Segundamano España S.L.