Los españoles trabajamos más de la cuenta

El último informe del Observatorio de Riesgos Psicosociales de UGT, que analiza más de 4.000 empleos en diferentes áreas de actividad, destaca que los excesos de jornada son habituales en nuestro mercado laboral. Exactamente, el 22 por ciento de los asalariados realiza una jornada superior a las 40 horas semanales bien porque así lo dicta su contrato o su convenio o porque la organización del trabajo de sus empresas les obliga a ‘echar más horas’. Por sectores son telecomunicaciones, seguridad privada, industrias cárnicas y cerámica, las actividades que registran mayor número de horas empleadas. El sindicato denuncia en este informe que existe la tendencia a alargar la jornada laboral por medio de horas extraordinarias o el uso de formas de trabajo flexibles que «enmascaran» la duración de la jornada.

Así, entre los que afirman que trabajan más de lo estipulado, el 81 por ciento reconocen que trabajan ‘mucho más’ de 40 horas semanales, soportando un buen número de horas extraordinarias. Dentro del 22 por ciento de trabajadores que tienen una jornada laboral excesiva, el 77 por ciento presenta un elevado nivel de estrés, el 30 por ciento ha sido objeto de actos y conductas de hostigamiento, con riesgo de acoso, el seis por ciento ha sido víctima de comportamientos violentos o conflictivos y el uno por ciento muestra síntomas de ‘sentirse quemado’ en el trabajo.

El estudio de UGT constata que son los hombres los que realizan las jornadas laborales más largas, con un 58 por ciento frente al 28 por ciento entre las mujeres. Sin embargo, estos datos no tienen en cuenta la ‘doble jornada’ que realizan ellas, que después de trabajar, se ocupan de la casa. De esta forma, aunque los hombres trabajan más horas, UGT denuncia que la jornada laboral de las féminas es más amplia, al ocuparse también de las tareas del hogar. Precisamente, las mujeres con jornadas superiores a las 40 horas semanales tienen más estrés que sus compañeros varones.

A la vista de estos datos, la organización dirigida por Cándido Méndez advierte de que trabajar más de ocho horas diarias puede implicar trastornos a los trabajadores y considera necesario establecer límites para que éstos puedan disfrutar de un descanso efectivo.

Así, trabajadores con más de 40 horas semanales de actividad laboral a sus espaldas y riesgo de estrés han visto empeorar su salud en el último año. Así, el seis por ciento de los encuestados que trabajan más de 40 horas semanales declara haber estado de baja en algún momento de los doce meses anteriores, siendo las causas más frecuentes ansiedad (42 por ciento), estrés y depresión (ambas con un 34 por ciento).

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), unos 600 millones de personas trabajan más de 48 horas a la semana, sufriendo por esta causa daños en la salud.

Francia, por las 35 horas

La semana laboral a tiempo completo dura en Francia entre 38 y 50 horas, según un informe publicado por el Instituto Nacional francés de Estadística y Estudios Económicos (‘Insee’, por sus siglas en francés). Esta realidad contradice la medida del último Gobierno socialista galo que, en 2000, fijó la duración de la semana laboral en 35 horas. El informe, titulado ‘Una fotografía del mercado de trabajo en 2007’da cuenta de que la duración media de la semana de trabajo es de 37,9 horas, es decir, casi tres horas más que el objetivo de las 35.

Poco más de la mitad de los empleados logra ‘desconectar’ en vacaciones

Es imprescindible coger más de una semana y pasarlas en un lugar diferente al habitual de residencia.

La empresa de recursos humanos Alta Gestión ha querido conocer cual es el comportamiento de los trabajadores españoles en sus días de vacaciones y la conclusión es que son muchos los que no logran desconectar de sus obligaciones.

Según el sondeo, sólo un 52 por ciento de los encuestados logra «desconectar» de su trabajo desde el primer día de vacaciones, mientras que un 11 por ciento dice no poder desconectar en su periodo vacacional.

Podemos observar como el porcentaje de personas que no logra olvidarse de sus obligaciones laborales durante las vacaciones es mayor entre aquellos trabajadores que pasan estos días en su residencia habitual que entre los empleados que eligen otros destinos para disfrutar de su tiempo libre.

Mejor, fuera

Aquellos que salen de viaje o cambian su lugar de residencia habitual por otro durante sus vacaciones desconectan más fácilmente desde el primer día (51 por ciento) que los que no lo hacen (44 por ciento).

También es destacable que el mayor porcentaje de personas que no logran desconectar de su trabajo se encuentra entre aquellos que disfrutan de menos de una semana de vacaciones durante los meses de verano.

Debemos tener en cuenta que según los datos del estudio entre más de 500 trabajadores de toda España, la duración media del desplazamiento veraniego se sitúa entre 1 y 3 semanas (87 por ciento); tan sólo un 9 por ciento disfruta de menos de una semana de vacaciones en verano y un 4 por ciento se suele tomar entre 3 y 4 semanas. Además, la encuesta nos revela que la mayoría de los trabajadores (77 por ciento) eligen destinos como la playa, la montaña, el extranjero o su lugar de origen para salir de vacaciones, mientras que un 23 por ciento dice pasar sus días libres en su lugar de residencia habitual.

La encuesta apunta que las mujeres desconectan más pronto que los hombres en sus días de vacaciones, ya que según nos revelan los datos existe un mayor porcentaje de mujeres (53 por ciento) que de hombres (49 por ciento) entrevistados que desconectan desde el primer día de sus vacaciones y el porcentaje de trabajadores que desconecta tras la primera semana también es mayor entre las mujeres (31 por ciento) que entre los hombres (28 por ciento).

La tasa de paro llegará al 12,5 por ciento a finales de año

La tasa de paro, actualmente situada en el 10,4 por ciento, repuntará cuatro puntos en el cuarto trimestre de 2008, hasta el 12,5 por ciento, y en el conjunto del año se destruirán 300.000 empleos netos, según el ‘Avance del Mercado Laboral’ de agosto que elaboran conjuntamente Analistas Financieros Internacionales (AFI) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett).

De cumplirse estas previsiones, las estimaciones realizadas por el Gobierno a finales de julio, se verán ampliamente superadas. De hecho, el Ejecutivo prevé que la tasa se sitúe este año en el 10,4 por ciento y en el 12,5 por ciento en 2009, porcentaje que Afi-Agett estima que se alcanzará este mismo año.

Los últimos datos de la EPA, correspondientes al segundo trimestre, la sitúan en el 10,44 por ciento, mientras que la cifra de parados registrados en el Inem refleja que en julio había 456.578 desempleados más que hace un año. De esta forma, el total de parados superó el mes pasado los 2,4 millones, cifra que, de acuerdo con los cálculos de Afi-Agett, se elevará por encima de los 2,5 millones el próximo mes de septiembre.

El incremento del desempleo se ha dejado sentir con más fuerza entre los que llevan más de tres meses buscando trabajo. Según este informe, las mayores dificultades para encontrar trabajo provocarán que dentro de dos trimestres comiencen a aumentar los parados de larga duración (los que llevan más de un año en el desempleo), perdiendo así uno de los tres grandes avances logrados en empleo desde 1995: la reducción del paro de larga duración en 20 puntos, de jóvenes y mujeres.

© Laboris

Comparte lo que piensas con otras personas, haz que se conozca tu opinión.




Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.