Hablar mal de tu ex jefe no te beneficia

¿Qué haces cuando en una entrevista de trabajo te preguntan sobre tu anterior empresa y sobre tu ex jefe? Si lo único que te viene a la cabeza son recuerdos negativos y aún te sientes molesto con tu antiguo superior a pesar de no seguir colaborando con él ten en cuenta que, cualesquiera que sean las causas de tu enfado, es importante ser consciente de la necesidad de asumir la situación y entender que esa fase de tu vida laboral está cerrada y forma parte del pasado.

Cuando escuches al entrevistador pedirte: «hábleme de su antigua empresa y de su ex jefe», que no se te suban los colores ni te empiecen a sudar las manos, ten simplemente una respuesta neutra preparada y olvídate que ese ex jefe solía colgarse las medallas sobre tus gestiones y éxitos, que te criticaba delante de otros colaboradores o que estaba sistemáticamente de muy mal humor los lunes por la mañana... Simplemente prepárate y ensaya en casa una respuesta adecuada.

El hecho de que hables mal de tu ex jefe y/o ex empresa puede ser muy mal percibido por el entrevistador que te está evaluando para determinar si eres o no la persona idónea para el puesto que intenta cubrir. Podría pensar que trasladas demasiadas emociones a tu puesto de trabajo y que te alejas del profesional eficaz que está buscando; o peor, que eres de aquellas personas que echan siempre la culpa de sus problemas a los demás y no son capaces de buscar soluciones.

Por último, el entrevistador podría pensar que no estás respetando el contrato intangible de confidencialidad que te une a tu ex empresa y que eres de los que critican sistemáticamente a su empleador; por lo que, si te elige, seguirías haciendo lo mismo. En otras palabras, al criticar a tu ex jefe y/o ex empresa te puedes llegar a transformar en un �elemento� no deseado y a descartar urgentemente del proceso.

El otro extremo tampoco es recomendable: poner por las nubes a tu anterior jefe y a tu anterior empresa pues despertará sospechas, ya que el entrevistador se preguntará por qué los has dejado si eran tan perfectos.

La clave está en preparar una respuesta profesional que carezca de contenidos emocionales y que se centre en aspectos concretos, como que el estilo de liderazgo de su ex jefe ha permitido conseguir unos resultados de facturación positivos o que prioriza los resultados a corto plazo, por lo que ha establecido una estrategia centrada en un estilo de liderazgo muy directo.

Un entrevistador con ciertas tablas no dudará en preguntarte por qué has dejado o quieres dejar esa organización. En la respuesta hay que evitar evocar conflictos personales y centrarse más bien en argumentos vinculados con la necesidad de evolución y/o una reorientación de tu carrera profesional para ampliar conocimientos y/o experiencia.

Conseguir este resultado no es nada fácil y requiere un ejercicio de autoanálisis y reflexión profundo, además de un ensayo en casa con familiares o amigos, que como mucho podrían acabar cansándose de ti, pero que te serán de gran ayuda.

INFORMACIÓN ELABORADA POR:
Humanus Consulting. Passeig de Gràcia, 8-10, 4º 2. 08007 Barcelona
Teléfono: 932 703 960
www.humanusconsulting.com

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.