Los directivos cobran menos

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el salario de un directivo? Según el último estudio realizado por ICSA en colaboración con el portal Laboris.net sobre ‘Tendencias salariales’, la retribución media bruta anual de un alto mando era en septiembre de 56.350 euros, un 3,4 por ciento menos que en el año anterior. Una disminución que llega incluso al 5,4 por ciento si se considera la inflación.

No obstante, el efecto de ésta ha provocado que el descenso de los salarios sea inferior no sólo en los puestos directivos, sino también en los demás. En el caso de los empleados, el sueldo ha bajado un 3,5 por ciento, mientras que la retribución media bruta anual de los operarios lo ha hecho en un 2,9 por ciento.

La excepción vendría de la mano de los puestos intermedios, que sin tener en cuenta la inflación de septiembre del año pasado contaron con un aumento del 0,9 por ciento en su sueldo. El efecto de la inflación ha hecho, sin embargo, que ese mínimo incremento se traduzca en un ligero descenso del 1,1 por ciento.

Dime de qué empresa eres...

Ahora bien, este descenso salarial varía en función del tipo de empresa al que pertenezca el directivo en cuestión. Así, el estudio que ICSA y Laboris.net han realizado a partir de 250.000 datos salariales pone de manifiesto que los altos mandos que más han notado cómo su salario bajaba son los de las grandes empresas, con descensos de hasta el nueve por ciento.

Aquéllos que pertenecen a una empresa mediana han contado con sueldos un 4,3 por ciento más bajos, mientras que los de pequeñas firmas acusaron esta tendencia salarial a la baja de forma más leve, con descensos del 3,9 por ciento. Los puestos de empleados y operarios de grandes empresas también cuentan con sueldos más bajos que en 2006 (un 4,3 y un 8,2 por ciento respectivamente).

Los de medianas y pequeñas firmas tampoco quedan exentos, si bien los descensos son menores a medida que disminuye el tamaño de la empresa. Por su parte, los puestos intermedios han notado de forma más leve la tendencia al descenso, ya que en las medianas empresas han cobrado un uno por ciento menos, en las grandes han recibido un 2,5 por ciento menos y en la pequeña el descenso es casi imperceptible (un 0,7 por ciento menos).

Jefes que apenas saben hablar en inglés

Sólo el 23 por ciento de las compañías exige a los candidatos a cubrir puestos directivos dominar esta lengua. La mayoría de estas empresas son de origen español.

El inglés no sólo es la lengua de los negocios, también lo es de muchos otros ámbitos laborales. De ahí que el conocimiento de esta lengua sea un requisito cada vez más frecuente en los procesos de selección de las empresas de todo el mundo, incluidas las españolas. Sin embargo, un 23 por ciento de éstas no lo establece como condición necesaria para contratar a un candidato para cubrir «puestos de alta responsabilidad». Así lo revela un estudio realizado por Michael Page International entre más de 550 compañías españolas, con el que se pone también en evidencia que la mayoría de las compañías que restan importancia al conocimiento del inglés por parte de sus directivos es de origen español.

Y es que sólo el 56 por ciento de las empresas españolas exige dominar el inglés para aceptar a un aspirante a cubrir un puesto medio-alto. En cambio, esta cifra asciende al 85 por ciento en el caso de las empresas extranjeras ubicadas en España, que consideran que el conocimiento de esta lengua es una «condición indispensable» a la hora de fichar a un directivo.

Por sectores, las compañías en las que más se valora el conocimiento del inglés son las pertenecientes al ámbito de la producción y del comercio, pues en el 90 por ciento de sus ofertas exige a los candidatos un nivel alto.

Otras lenguas

Michael Page también ha querido profundizar en las nociones de inglés de los contratados y lo ha analizado en 100.000 candidatos presentados a sus procesos de selección. ¿El resultado? Sólo el 24 por ciento lo domina y afirma, incluso, que cuenta con conocimientos a nivel avanzado o ‘Proficiency’. Aún así, todavía el 19 por ciento reconoce no hablar en absoluto esta lengua.

Todo ello pone de manifiesto que el inglés no es precisamente el idioma más valorado por los trabajadores españoles. En este caso, gana el francés, que lo estudia como segunda lengua extranjera un 29 por ciento de los candidatos, aunque sólo un siete por ciento de las empresas lo establezca como requisito.

Valoran más el alemán, que lo exigen a sus candidatos en un diez por ciento de los casos, aunque sea la segunda lengua extranjera de sólo el nueve por ciento. Aún así, en España es más frecuente encontrar a candidatos bilingües en lenguas como el alemán, italiano y francés que en inglés.

Pierden dinero pero ganan un móvil, un portátil y hasta un coche

El estudio sobre ‘Tendencias salariales’ elaborado por ICSA en colaboración con Laboris.net deja claro que la retribución asociada a los altos cargos en las empresas ha descendido. Sin embargo, esta disminución ha sido compensada con el aumento de ayudas extrasalariales que recibe este colectivo, pues éstas cada vez son más, así como también el porcentaje de perceptores.

¿Cuáles son los beneficios más frecuentes? El teléfono móvil es el gran protagonista, aumentando del 21 al 45 por ciento la cifra de directivos que lo reciben como ayuda extrasalarial. Esta tendencia ha sido acusada, sobre todo, en la figura del director comercial y el director de producción de las grandes compañías y el director general de las medianas, que lo obtienen en el 99, en el 100 y en el 95 por ciento de los casos.

En términos generales, otro de los incentivos extrasalariales de los que se han podido beneficiar más directivos es el PC portátil, aumentando del 23 al 51 por ciento. En este caso, los más afortunados son los directores comerciales de la gran empresa (un 73 por ciento de ellos obtiene un ordenador portátil) y los directores generales de la mediana compañía (55 por ciento).

Pero los incentivos van más allá y adoptan la forma de coche cada vez con más frecuencia. Tanto es así, que el número de directivos que lo reciben ha pasado del 21 al 59 por ciento en el último año. Se benefician, sobre todo, los directores generales de las grandes y medianas empresas (57 y 55 por ciento) y los directores comerciales de ambas (52 por ciento).

Los vales de comida, seguros, chequeos y gastos médicos o transferir una parte del accionariado son otros de los incentivos que reciben los directivos.

Ellas cobran menos

El descenso del salario de directivos ha sido más acusado cuando el puesto es ocupado por una mujer. Y muestra de ello es que mientras el de los varones ha bajado un 4,95 por ciento, el de las féminas lo ha hecho en un 7,1 por ciento.

Esta situación es similar a la que experimentan las mujeres en otros puestos. De hecho, según el estudio de ICSA, las mujeres que ocupan cargos intermedios han visto cómo su salario ha descendido un uno por ciento, mientras que los hombres que ocupan cargos similares han ganado un uno por ciento más. Asimismo, las féminas empleadas han cobrado un 2,1 por ciento menos, sólo tres décimas más que los hombres, que han recibido salarios un 1,8 por ciento más bajos.

Pero es en el caso de los operarios donde las diferencias son más acusadas: las mujeres que ocupan estos cargos han cobrado un 6,7 por ciento menos. Los hombres, sin embargo, han percibido sólo un 1,95 menos.

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2017 Schibsted Classified Media Spain, S.L.