La carta de presentación

Es el texto que va a presentar tu currículum vítae. La carta puede marcar la diferencia respecto a los otros candidatos. No desaproveches la oportunidad: justifica tu valía para el puesto, destaca tus habilidades y explica qué te motiva para trabajar ahí.

Tu objetivo ha de ser captar la atención del destinatario para concertar una entrevista de trabajo.

¿Cómo redactarla?

Sé coherente con tu Currículo:

  • Buena presentación: Utiliza el mismo tipo de página, estilo de letra, interlineado y tabulación que en tu currículum. Si el anuncio así lo explicita, redacta la carta a mano: es para someterla a un estudio grafológico. Y, ante todo, sé pulcro.
  • Brevedad: El responsable de selección apreciará tu capacidad de síntesis: ve directo al grano. Dos o tres párrafos de extensión bastarán.
  • Concisión y claridad: Sigue una estructura sencilla y coherente. Tampoco necesitas decir mucho.

¿Cuál es la estructura adecuada?

Para empezar, identifícate con tu nombre y dirección en la cabecera. Indica también el destinatario con su nombre y cargo dentro de la empresa. Si no tienes esta información, dirígete al departamento de personal o de recursos humanos. No olvides firmar y señala la fecha y el lugar donde has escrito la carta.

Estructura las ideas del modo que creas más conveniente, pero procura no pasar por alto ninguno de los siguientes puntos:

  • El motivo por el cual te diriges a esa compañía y por qué te interesa trabajar en ella. Conviene que demuestres conocerla (tipo de actividad, importancia en el mercado, crecimiento, prestigio, etc.).
  • El puesto que solicitas y la referencia, en caso de que la haya.
  • La fuente por la que te has informado de la oferta de trabajo (Internet, la prensa, el boca a boca...). Si presentas tu candidatura espontáneamente, indica cómo has conocido la empresa (por ejemplo, un amigo te ha hablado de ella, has recibido información suya en una feria sectorial, etc.).
  • Resalta tus cualidades (formación, cualificación, experiencia...) de acuerdo con las necesidades para el puesto. Aprovecha para resaltar algún punto fuerte que no hayas incluido en el currículo como, por ejemplo, la capacidad de liderazgo, la motivación o la experiencia en el trabajo en equipo.
  • Especifica tu disponibilidad y el modo más asequible de contactar contigo (número de teléfono y horas en que estarás más localizable, email...).

Ejemplos prácticos

Hay dos tipos de cartas:

  • Cuando la escribes en respuesta a una oferta: Debe aludir necesariamente al anuncio en cuestión, señalando su referencia y el medio en que lo has encontrado. Explica por qué es interesante tu candidatura. [ Ver ejemplo ]
  • Cuando envías el currículo de manera espontánea: A veces, una opción es remitir el currículo a diversas empresas de un mismo sector, aunque no tengan selecciones en marcha. Haz constar qué tipo de trabajo buscas y qué te ha movido a dirigirte a ellas. Cuenta por qué puede interesarles tu candidatura. [ Ver ejemplo ]

© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Schibsted Classified Media Spain, S.L.