Empleo en el extranjero: cómo buscar, dónde y cuándo

En los últimos tiempos parece estar gestándose un mercado mundial de trabajo que no entiende de nacionalidades. ¿Qué hay que hacer para acceder a él?

Las webs de empleo con ofertas de trabajo en otros países son una forma rápida y directa de acceder al mercado de trabajo internacional. Pero existen otras vías:

•  La Red Eures: Para trabajar en Europa, la mejor opción es acceder a la Red EURES, que conecta los servicios públicos de empleo en el extranjero para 18 países: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Liechtenstein, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia.
El mayor valor de esta red es un equipo de euroconsejeros formado por más de 500 profesionales. Se dedican a asesorar personalmente a los candidatos sobre la forma de dirigirse a la empresa que hace la oferta y le informan de los aspectos más relevantes del país de destino: coste de la vida, alojamiento, legislación e impuestos, modalidades de contratación, sistema de calificaciones profesionales, direcciones de interés...
En España hay euroconsejeros en todas las comunidades autónomas. Se les puede localizar de forma individualizada a través de la web http://europa.eu/, que también permite consultar las ofertas de empleo que constan actualmente en la base de datos de la red.

•  Agencias especializadas: Gestionan estancias de trabajo en el extranjero para jóvenes, en algunos casos como complemento a los cursos de idiomas. Se encargan de buscar el puesto de trabajo y el alojamiento. Generalmente son empleos de poca cualificación.
Es conveniente informarnos sobre los servicios que ofrece la agencia y la asistencia que nos dará ante cualquier imprevisto. También debemos comprobar que su delegación en el país de destino está realmente cerca del lugar donde residiremos.

•  Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales: Una ley de 1971 prohíbe el reclutamiento de trabajadores españoles para trabajar en el extranjero si no está autorizado expresamente por la Dirección General de Ordenación de las Migraciones, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.
Con la libre circulación de trabajadores en la Unión Europea, esta normativa ha quedado circunscrita en la práctica a los países de fuera de la UE, pero el desarrollo de Internet ha hecho que hoy sea casi imposible asegurar su cumplimiento. Esta ley pretende garantizar que las ofertas para trabajar en el extranjero cumplan unas condiciones mínimas de seriedad. Pero la Dirección General de Ordenación de las Migraciones ofrece más servicios:

  • Ofertas de trabajo en el extranjero que pueden consultarse en la página web del Ministerio (www.mtas.es), dentro del apartado 'Migraciones'.
  • Inscripción en la Base de Datos de Demandantes de Empleo en el Exterior (REDE) para estar permanentemente informado de nuevas ofertas.
  • Asesoramiento personalizado a las personas que lo soliciten (más información en el teléfono del Ministerio de Trabajo, el 915 352 000).

Las oportunidades más habituales

El mayor volumen de ofertas de trabajo en el extranjero se encuentra, sin duda, en el sector de turismo y hostelería, especialmente en los hoteles. La cultura de atención al cliente de los profesionales españoles es muy apreciada fuera de nuestras fronteras.

También hay oportunidades en administración y oficinas, ventas, sanidad, ingeniería, informática� Hay ofertas para todo tipo de profesionales y durante todo el año. La demanda de comerciales para empresas francesas o de personal de atención al cliente para call centers en Holanda e Irlanda son sólo algunos ejemplos recientes.

La mayoría de las ofertas de trabajo en otros países no son para puestos eventuales, sino que contemplan contratos de más de seis meses.

Cómo ha de ser el contacto con la empresa

Aunque el trabajador cuente con el asesoramiento de expertos, siempre hay un momento en que debe contactar directamente con la empresa y hacer valer su candidatura. Las primeras entrevistas suelen hacerse por teléfono, y representan una auténtica prueba de fuego para los conocimientos de idiomas del candidato.

Los especialistas advierten que un nivel de inglés que en España consideramos elevado -como es el caso del First Certificate- se considera sólo un nivel medio en otros países de la UE.

Otro aspecto importante es la redacción del currículo. Obviamente, ha de estar en el idioma de la empresa que lo va a recibir. Pero, sobre todo, conviene tener en cuenta que la persona que lo reciba no comparte nuestro universo de referencias: una compañía o un centro de formación superior importantes en España pueden ser totalmente desconocidos en otro país.

Fuentes

  • Red EURES
  • Dirección General de Ordenación de las Migraciones. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
© Laboris

Schibsted Classified Media Spain
Laboris es una web de Schibsted | Laboris.net cumple con la ley orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal
© 2014 Schibsted Classified Media Spain, S.L.